De los cambios y el tumbao al outfit y el invierno europeo.

Y al paso de los días fue que realmente caí en cuenta: Ya no estaba en Venezuela, esto va a ser nuevo todos los días. ¿Miedo? No… ¡TERROR! Las costumbres del venezolano son entera y completamente diferentes a las de los españoles. Y al salir a la calle lo notas. 

5 meses después… Emigré.

Y entonces pensé (si, a veces lo hago): la situación del país no va a mejorar, voy a extrañar a mi familia y a mis amigos pero necesito una nueva historia…